EL LUGAR

Casa Dorado se encuentra en plena naturaleza, rodeada de bosques de castaños y robles,  por donde corren aguas cristalinas de fuentes naturales.

Este entorno libre de contaminación y el acceso a agua pura son requisitos imprescindibles para que las abejas puedan producir una miel de alta calidad y gran sabor.